Enfermedades provocadas por compresión o descompresión atmosférica

  • ¿A quien afecta?

En aquellos trabajadores que realizan actividades laborales en el medio subacuático y que, debido a ello, podrían contraer una enfermedad profesional (EP).
En las actividades subacuáticas, y más concretamente en situaciones de inmersión, el trabajador (buceador) sufre, en su descenso, un aumento de la presión o “compresión” y al ascender se produce una disminución de la presión o “descompresión”.
Todo aumento o disminución brusca por debajo de un valor estable de presión ambiental puede dar lugar a accidentes o cuadros de enfermedad denominados “disbarismos”,término criticado por muchos autores por su ambigüedad y falta de precisión, aunque totalmente ortodoxo en cuanto a su significado patogenético.
Tambien puede considerarse que los disbarismos venían tipificados como “Enfermedades provocadas por trabajos con aire comprimido” y comprendían aquellos trabajos subacuáticos en cajón, con escafandra y con o sin equipo de respiración individual, los trabajos de los profesionales a bordo de aeronaves por fracaso de los sistemas de presurización y aquellos otros que se realizasen en cualquier medio hiperbárico. En el vigente cuadro de 2006 se contempla como único epígrafe las enfermedades causadas por compresión o descompresión atmosférica.

  • Enfermedades:

Las entidades que han de considerarse como EP: La enfermedad descompresiva (ED) y la osteonecrosis disbárica (OND). Otros aspectos de la EP serían las alteraciones neurológicas, las alteraciones de la piel y la afectación pulmonar que se estudian dentro de la propia ED

    • Enfermedad descompresiva : La enfermedad por descompresión ocurre cuando los gases disueltos en la sangre y los tejidos forman burbujas que constituyen un obstáculo al paso de la sangre.La sintomatología está en función de la gravedad de la lesión y de la localización del lugar en donde se produce la embolia gaseosa.
    • Osteonecrosis disbárica : es una enfermedad que puede permanecer asintomática durante años, detectándose mucho tiempo después del episodio causante que puede haber sido una única descompresión inadecuada. Se presenta como un cuadro clínico con sintomatología lenta y progresiva que se desarrolla en meses o años de práctica de buceo o exposición a hiperbaria. La OND está reconocida como una forma de necrosisósea aséptica que afecta preferentemente a la cabezao metáfisis de huesos largos y al hueso iliaco. Se manifiesta con dolores articulares, impotencia y limitaciónfuncional de grandes articulaciones, hombros, caderas y rodillas que, inicialmente y a nivel radiológico, pueden no mostrar signos de daño articular.
  • VIGILANCIA DE LA SALUD 

La prevención ha de contemplar una emersión lenta, pausada y sosegada, cuya velocidad de ascenso no debe ser superior a los 12-18 metros por minuto. Al mismo tiempo, la emersión debe efectuarse realizando paradas a determinadas cotas de profundidad acordes con las denominadas tablas de descompresión, que permitan liberar el exceso de gas inerte de los tejidos más saturados.

Desde el estricto punto de vista de la prevención y de la protección de la salud de los trabajadores
habría que prestar especial atención a todo lo relacionado con los lugares, condiciones y equipos de trabajo, siendo por ello que las empresas, habrán de asegurarse de:

    • Revisión de equipos, titulación y capacitación, equipos especiales cuando el suministro de aire se efectúe desde la superficie, especial atención a la mezcla de gases empleado, especial atención a labores de oxicorte, soldadura y manejo de explosivos y el manejo de tablas oficiales.
    • Considerar los tiempos de exposición  menor a la modalidad de buceo. Evitar maniobras de las embarcaciones que puedan constituir un peligro para los buceadores.
    • Vigilar la presión relativa máxima de utilización del aire comprimido. Las cámaras de descompresión tendrán, por lo menos, dos compartimentos cada una y con arreglo a modelos homologados por la UE.
    • PROHIBICIONES, RESTRICCIONES Y LIMITACIONES: Utilizar el chaleco compensador de flotabilidad. Uso, al menos, del reloj de profundidad (en inmersiones superiores a 12 metros) o mejor aún, el empleo de los modernos ordenadores personales. Mantenimiento y puesta a punto de los equipos. No efectuar trabajos físicos tras inmersiones que hayan requerido descompresión. Respetar los tiempos máximos de inmersión según profundidad y actividad. Evitar inmersiones sucesivas.