Prioridad en salud ocupacional

La salud ocupacional es un tema de importancia para los gobiernos porque garantiza el bienestar de los trabajadores y el cumplimiento de las normas laborales. Por ello, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) ha aprobado el Plan Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2021, destinado a promover la universalización del aseguramiento frente a los riesgos de empleados y obreros en una empresa pública o privada.

¿Y qué es la salud ocupacional? La Organización Mundial de la Salud la define como una actividad multidisciplinaria que promueve y protege la sanidad de los trabajadores, y para tal fin busca controlar los accidentes y las enfermedades mediante la reducción de las condiciones de riesgo, sin limitarse al cuidado exclusivo de las condiciones físicas del empleado y obrero, sino también de los aspectos psicológicos de la fuerza laboral.

Mantener esos niveles redunda en favor de los empleadores porque la salud ocupacional perfecciona al trabajador y mantiene su capacidad. A fin de cumplir esa responsabilidad corporativa, el MTPE efectúa inspecciones periódicas para determinar las condiciones en las que se desarrollan los distintos tipos de empleos.

En ese contexto, el objetivo del Plan Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2021 es promover la universalización del aseguramiento frente a los riesgos laborales e incentivar una cultura de prevención de riesgos mediante el desarrollo de actividades que permitan un ambiente laboral seguro para todos los trabajadores en el Perú.

Además, busca fomentar una red integrada de información sobre seguridad y salud en el trabajo que promueva la elaboración, implementación y evaluación de las acciones de promoción y prevención, así como impulsar el diálogo y la participación efectiva de los actores sociales en ese sistema.

El plan solo se cumplirá con el firme compromiso de las autoridades gubernamentales, a nivel central, regional y local, así como con la participación y colaboración de los empleadores y los trabajadores y la sociedad en su conjunto. Cuentan para ello con un diagnóstico general de la seguridad y salud en el trabajo en el país, el cual se complementa con una matriz que contiene las estrategias e indicadores para el cumplimiento de la política nacional en esta materia.

Entre las líneas de acción que plantea el plan figuran la elaboración del registro único de información sobre accidentes de trabajo, incidentes peligrosos y enfermedades ocupacionales para uniformar criterios y la centralización de la información; el monitoreo y supervisión de organismos competentes a las prestaciones preventivas promocionales, recuperativas y de rehabilitación; la promoción de una cultura de prevención de riesgos laborales; y el refuerzo de un sistema de denuncias que facilite a los trabajadores reportar los accidentes o enfermedades ocupacionales que ocurran, a fin de no depender solo de las empresas. La meta es lograr estos propósitos en el 2021, año del Bicentenario de la República.